28 de Junio de 2013

Vicky Xipolitakis más polémica con nuevas fotos de su cuerpo

La griega volvió a subir polémicas fotos a su cuenta de Twitter diciendo: La lipo me sienta bien, donde se la ve muy flaca. Se observa mucho trabajo de abdominales. Antes había contado que fue anoréxica. Enterate en esta nota


Vicky Xipolitakis, sigue metiéndose en la polémica por la belleza, el cuerpo y los trastornos alimenticios. Hace unos días la griega había confesado que en su adolescencia, llegó a pesar 35 kilos y que había rosado la anorexia nerviosa. Hoy la griega volvió a subir polémicas fotos a su cuenta de Twitter diciendo: "La lipo me sienta bien", donde se la ve muy flaca. En su afán de mostrar los resultados de la operación que se hizo hace unos meses, la melliza orgullosa, mostró las imágenes de su cuerpo donde también se puede ver el efecto del gimnasio y el trabajo de abdominales.


La lipo me sienta bien....... pic.twitter.com/EKNRhIuydg

— Vicky Xipolitakis (@VXipolitakisOK) June 26, 2013

Su obsesión por estar tan flaca la llevó a hacerse hace unos meses una liposucción que todos creen innecesaria y nuevamente, Vicky entra en un escándalo que genera debate en los medios y en la sociedad sobre la alimentación y la belleza.

Su estado anoréxico

“Cuando tenía 15 años me agarró la locura de que quería ser modelo y vedette y tomaba mucha agua, me estaba agarrando anorexia nerviosa. Llegué a tomar nueve litros de agua por día. Casi más me muero, ningún centro me quería recibir porque me detectaron anorexia, pesaba 35 kilos”, reveló Vicky en una entrevista con Jey Mammon en su programa radial de Pop Radio.

"Lo que más recuerdo es que toda mi familia iba a comer afuera y yo estaba tirada en mi cama muerta de frío y veía la ropa en el placar y no la podía llegar a agarrar. Parecía un cadáver, me salvó mi familia y las fuerzas de salir adelante. Yo me preguntaba por qué me pasaba eso si tenía todo para ser feliz", agregó.

Además, aseguró que cuando iba a la escuela llevaba bidones de agua y hasta llegó a ponerse piedras en los bolsillos para tener un mayor peso cuando iba al consultorio médico. "Iba al colegio y en vez de llevar la mochila, llevaba los bidones de agua. Parecía el aguatero. Además, cuando me llevaban a pesar al doctor, me ponía piedras en los bolsillos para pesar un poco más porque me querían internar", explicó.

"Como no comía nada, cuando empecé a comer me agarraban atracones. Me encerraba en el baño y ponía el secador de pelo para que no se escuche que vomitaba lo que había comido", sentenció Vicky.